miércoles, 2 de mayo de 2018

Cómo anunciar el Apocalipsis sin parecer catastrofista ni ser aburrido

Al escuchar esta mañana en la radio que España tiene el triste record de acumular en sus fronteras el segundo mayor número (solo después de Italia) de inmigrantes fallecidos, al intentar alcanzar por mar nuestro país con el 20% del total de muertos contabilizados en el Mundo, me he acordado de un borrador que tenía desde que volví a ver la película Elysium, que provocó una discusión posterior a propósito del mundo futurista en el que se desarrolla, que era calificado por mi interlocutor de "extremismo masivo y distopía" a lo que yo respondí "brevemente"...

Ni extremismo masivo ni distopía compañero, tenemos miles de Elysiums desde hace tiempo floreciendo sobre la mugre más humillante para la humanidad y no pasa nada. Europa en cierto modo es un Elysium con el que sueñan millones de personas, que arriesgan todo por llegar a nuestras costas y cuando mueren en nuestras playas, generan por supuesto indignación en la población y en los medios de comunicación, pero luego sistemáticamente se olvida y los resultados electorales premian las posturas más agresivas e insolidarias con la inmigración.

Además esto no va ir a menos y los que estamos en los botes remaremos o nos dejaremos llevar para alejarnos de los que están en el agua porque al intentar salvarse podrían volcar el bote. Y entre los que se vayan salvando pueden permanecer perfectamente las mismas relaciones de poder y sometimiento, porque no es un problema de modelo económico sino de mantenimiento del status quo, supervivencia y egoísmo de masas alienadas de consumidores, centrados en mantener o mejorar su poder adquisitivo, con independencia del nivel al que se sitúe ese nivel adquisitivo.

¿Qué es una visión triste y aterradora del futuro? Pues sí, es evidente que no es como para llorar de alegría, pero también tengo muy claro que ¡es demasiado tarde para ser pesimistas!

El Capitalismo simplemente está mutando nuevamente para adaptarse al cambio climático, a la superpoblación, al "peak everything" y a la decadencia de la democracia. La izquierda también debería adaptarse, ya no sirve con prometer el paraíso del proletariado y la caída de los capitalistas, porque casi nadie quiere ser un proletario pero casi todos quieren ser millonarios. Negar esta evidencia aburre cada vez a más gente y se refleja en los resultados electorales.  No es cuestión de dar falsas esperanzas ni de maquillar la realidad, pero hay que ofrecer una salida digna a la gente, porque la vida se les va cada día y la quieren disfrutar y tienen derecho a ser felices.

Por mucha titulización que se haya producido en los últimos 30 años de financiarización compulsiva, y por muy grande que sea la burbuja de activos y derivados financieros, hay una riqueza subyacente e imperecedera que está muy a salvo de las fluctuaciones bursátiles y monetarias. Los registradores de la propiedad y los notarios son los verdaderos garantes de la solidez de las columnas que sustentan la cúpula de la pirámide. Bueno son los garantes formales pues por supuesto hay estructuras estatales que garantizan, por la fuerza si fuera necesario, el respeto escrupuloso de la propiedad privada.

Así que por mucho desplome que haya de la pirámide de la riqueza global, el reparto de la riqueza seguirá siendo básicamente el mismo. Solo una revolución violenta permite la destrucción de los títulos de propiedad o el cambio radical de propietarios, pero es como en el Monopoly, unos ganan y otros pierden pero nunca pueden perder todos salvo catástrofe global que provoque la extinción de la raza Humana.

Aunque la economía mundial en conjunto decrezca o se estanque, siempre habrá sectores en expansión que mantendrán vivo el Capitalismo y con los que soñará toda la humanidad, porque se mostrarán como la última frontera del progreso y el lugar ideal a donde todos querrán que lleguen sus hijos. Evidentemente la pirámide cada vez será más afilada pero ¿importa realmente la base de la pirámide cuando es mucho más grande de lo necesario y rentable?

Siempre se habla de que el 1% no puede imponerse al 99% y parece obvio pero es falso. Aunque sea el 0,1℅ estamos hablando de unos 7,5 millones de personas bien establecidas y distribuidas por los mejores sitios del planeta. El 1℅ serían 75 millones de personitas muy bien pertrechadas para la vida y cada una de ellas bien podrá equipar y hacer apetecible la vida a otras 9 personas más (de media), con lo que los partidarios de que el juego Capitalista siga superían los 750 millones de personas (con una clara jerarquía para evitar confusiones), suficientes para hacer funcionar el Mundo y encima sin los problemas de polución y escasez de recursos que origina la superpoblación (esto abre una horrible solución final a muchos de los problemas actuales de la Humanidad, pero no toca ahora ponerse catastrofistas).

No se trata pues de que los 750 millones (el 10% de la población pero podríamos hablar perfectamente del 20% para movernos en los famosos porcentajes de Pareto) estén contra del 90% restante de la población mundial para explotarlos vilmente. Eso era en sociedades esclavistas que ya son inaceptables y no funcionan salvo marginalmente porque no son rentables en el más amplio sentido de este término. Se trata de algo mucho más sutil y de moda, la competitividad, el gran paradigma Neoliberal para esclavizarnos a todos voluntariamente.

El 0,01℅ (las 750.000 personas del círculo de los ultra-ricos (UHNVI) no explota al 0,99℅ del 1℅ dominante que a su vez tampoco esclaviza al 19℅(y ya me he pasado al 20% que me parece más acertado)  restante, simplemente les contratan y les permiten vivir dentro de esa enorme nación de 1500 millones de personas que con grandes diferencias y en continua competencia, consiguen llevar una vida razonablemente digna.

Y llegados a este punto cabría preguntarse si estos 1500 millones de "jugadores" integrados con cierta comodidad en el sistema capitalista "explotan" (o más bien explotamos) a los 6.000 millones de habitantes de la Tierra que forman parte de ese irrelevante 80% de la población mundial que salvo como consumidores de bienes y servicios (que hasta el más pobre tiene consume algo) no cuentan para nada.

No definitivamente conceptos como el de "explotar" o "esclavizar" no son aceptables moralmente, es mejor que sigamos pensando que simplemente aprovechamos nuestros privilegios para competir mejor con el resto de jugadores, cuya suerte o desgracia nos importa poco porque no por maldad o por indiferencia, no somos tan malos simplemente es que la vida para nos da para más.

Salud, Amor y Suerte.
@robergonpane

http://cadenaser.com/ser/2018/05/01/sociedad/1525195505_940056.html






No hay comentarios: