miércoles, 7 de junio de 2017

Ahora resulta que no puedo ser de Izquierdas

Hace tiempo que mantengo que la dicotomía entre Izquierda y Derecha ya no tiene mucho sentido, y no porque la cambie por ese efímero intento de Podemos de girarlo 90° para hablar de los de Abajo y los de Arriba. No ni siquiera en el típico diagrama plano entre libertad y totalitarismo (económico y personal) encuentro una representación fiable de la realidad política. Siempre digo que la política es como poco tridimensional y en ese tercer eje habría que poner un valor tan complejo como la felicidad que consigue la Humanidad en cada punto del espacio político.

Pero claro la ley del mínimo esfuerzo con una fuerza casi tan constante como la gravitatoria, conduce a las personas a simplificar todo a una dimensión más sencilla en la que se puedan hacer injustas e intolerables simplificaciones, con las que poder descalificar fácilmente al adversario político y marginar a los disidentes.

Sesudos o viscerales linchamientos públicos, como los como que se están produciendo contra el alcalde de Cádiz (por condecorar a la Virgen en unas fiestas patronales o alguna nimiedad similar) y contra Pablo Iglesias por justificarle; creo que ya no puedo considerarme de Izquierdas por muchos motivos, y entre ellos porque soy Cristiano y aunque no soy practicante (soy ingeniero 😂) no me molestan tanto la liturgia ni las tradiciones religiosas como para mostrar tantísimo odio y rencor.

Hay que buscar la progresiva laicidad buscando una aconfesionalidad real del Estado;, pero francamente este, como otros muchos asuntos (entre los que está el de la Monarquía, que mientras siga como hasta ahora no me molesta) que enarbola con toda su energía la autodenominada Izquierda auténtica, es para mí un tema como poco secundario y desde luego marginal en mis ideales políticos.

Adelante, que lluevan los insultos o las descalificaciones condescendientes, otro 'borrego alienado por la religión y sumiso con el régimen' a dado la cara: ¡sin piedad contra mi compañeros! que además mis hijos estudian en "la concertada" y encima de "Pascuas a Ramos" voy con amigos a corridas de toros en la madrileña Plaza de Ventas, a los que cazan y pescan no les y retiro el saludo, me gusta mucho la verdura pero se me saltan las lágrimas ante un buen asado de cordero o un gran filete de ternera, tomo leche de vaca a diario, le debo la vida a la medicina pública y a las farmacéuticas que fabrican la quimioterapia, y aunque soy más de baloncesto, disfruto con el Real Madrid y con la Roja.

Ah y se me olvidaba mi último pecado, aunque no me gustan las banderas ni la fronteras porque soy Internacionalista, lo cierto es que si tengo que elegir bandera me quedo con las que tenemos ahora, la de España (con su Monarquía que mientras siga como hasta ahora no me molesta) y la de Europa (con Euros en el bolsillo que las pesetas están muy bien en los museos numismáticos.) 😎

No hay comentarios: